28/01/2023

Nuevas viviendas en las escuelas rurales

En el marco del Programa Federal de Vivienda y Mejoramiento del Hábitat de Pueblos Originarios y Rurales, las escuelas rurales dependientes de la Facultad de Humanidades, Artes y Ciencias Sociales (FHAyCS) lograron el financiamiento para la construcción de nuevas soluciones habitacionales, destinadas a trabajadores de las instituciones que las reciben en comodato. Además, merced a la misma iniciativa, se amplió la infraestructura de residencias estudiantiles. 

El Rector de la Universidad Autónoma de Entre Ríos (UADER), Abog. Luciano Filipuzzi, recorrió las obras realizadas en la Escuela Normal Rural “Juan B. Alberdi”. El programa también beneficia a la Escuela Normal Rural “Almafuerte”. Filipuzzi estuvo acompañado por la Decana de la facultad, Mg. María Gracia Benedetti; el Vicedecano de la institución, Lic. Daniel Richar; y el Cr. Mariano Camoirano, Secretario de Planeamiento y Gestión Institucional del Rectorado. 

“Esta apertura de residencias para estudiantes y trabajadores de las escuelas normales rurales Alberdi y Almafuerte, es una muestra más del potencial que tiene el trabajo articulado de la Universidad y las facultades con organizaciones de la sociedad”, expresó Filipuzzi que repasó que “para que se concrete esta acción hubo participación de programas estatales, cooperativas y personal de ambas casas, entre otros”.

“Fue un proceso de varios años que llega a su etapa final y que genera mucha emoción porque nos marca una vez más esta virtud de la Universidad pública de generar cambios concretos en las realidades de las personas”, valoró el Rector. 

“Esta iniciativa posibilita, por un lado, que estudiantes de otros lugares puedan sumarse a estos establecimientos de gran nivel educativo e importancia para el futuro de nuestra provincia y nuestro país. Por otro lado, es una retribución al compromiso y labor fundamental de las y los trabajadores rurales que hacen al día a día de las instituciones y que gracias a este comodato podrán enfocarse en la construcción de su hogar definitivo, algo a lo que todos tenemos derecho a poder acceder. Concluida esta etapa, le podrán dar ese lugar a compañeros y compañeras para seguir avanzando de forma conjunta y colaborativa”, resaltó. 

De la visita a las obras concluidas también fueron parte Daniel Clivio, responsable del área de Infraestructura de la facultad; la Prof. Sol Barrera, Secretaria de Escuelas; la Prof. Andrea Ferreyra, Vicedirectora de Nivel Secundario de la Escuela Alberdi; y el Prof. Carlos Krumrick, Jefe de Enseñanza y Producción. 

Las viviendas y residencias fueron levantadas por dos cooperativas de trabajadores. En 2016 se iniciaron las tareas de adecuación de los terrenos. Luego se comenzó con la construcción de las primeras viviendas en la escuela Almafuerte. Mientras tanto las residencias estudiantiles (cuatro módulos) ya fueron entregadas. En Alberdi se entregaron dos unidades habitacionales para uso familiar y ocho nuevos módulos para residencias. 

Gestión y obras

Las viviendas y residencias -un total de 30 soluciones habitacionales- fueron levantadas por dos cooperativas de trabajadores. La obra se inició en 2015, durante la gestión de la Mg. María del Rosario Badano, entonces Decana de la FHAyCS. 

Hubo que tramitar, junto a la Unidad Ejecutora de Programas Especiales (UEPE), entonces a cargo del Daniel Irigoyen, y la Fiscalía de Estado, la posibilidad que la facultad fuera incluida como beneficiaria del programa federal, en principio destinado a otorgar viviendas a familias rurales y de pueblos originarios. 

Tras la aprobación del proyecto, se iniciaron en 2016 los trabajos de nivelación de terrenos. “Fueron muchas gestiones y una obra que atravesó diferentes momentos políticos en los cuales la obra tuvo inversión y avanzó mucho y otros momentos en que tuvo un recorrido más lento”, repasó el proceso la Decana que detalló que hoy, finalmente, están finalizadas 12 viviendas para trabajadores y 8 para estudiantes en la Escuela Alberdi y otras 10 unidades habitacionales en la Escuela Almafuerte. 

“Es una inversión que supera los 120 millones de pesos, además de los 6 millones de pesos que demandó una obra de instalación eléctrica y otra para la provisión de agua para abastecer de servicios a las viviendas”, destacó. 

Richar valoró que la obra, “que tuvo una fuerte reactivación el año pasado y este año”, hace posible “dar respuestas a las necesidades habitacionales de los trabajadores que viven en las escuelas rurales, como es tradición”, abocados a las actividades productivas y agropecuarias que se desarrollan como parte de la formación de los estudiantes. 

“Esto, sobre todo, nos permite tener un espacio confortable para la residencia estudiantil y ampliar además, enormemente, la capacidad de recepción de estudiantes”, valoró el Vicedecano. 

Derechos

Benedetti subrayó que la obra “preserva un horizonte de sentido que tuvieron estas escuelas desde su origen y que tuvo que ver siempre con el sentido de dignificar las condiciones de habitabilidad de los trabajadores”. “Estamos dando respuestas en ese sentido”, remarcó.  

Del mismo modo, “por la lejanía de los estudiantes que vienen a cursar sus estudios secundarios o que cursan la formación docente de modalidad rural, se requieren lugares para el alojamiento durante los días de semana”. “Contábamos con residencias estudiantiles que han ido sufriendo el deterioro a lo largo del tiempo”, informó la Decana. 

En este sentido, apuntó: “Hoy es un orgullo para la facultad y la universidad contar con esta mejora para nuestros trabajadores y sus familias. Además, estamos pudiendo garantizar el derecho a estudiar en residencias dignas en las que se propone un habitar colectivo, un intercambio con otros y otras en el uso y cuidado de una vivienda”, destacó. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.