Facultades

H C S G

Una práctica educativa con impacto social y solidario

En el Día del Trabajador, estudiantes, docentes y autoridades de UADER formaron parte de una iniciativa generada desde la Tecnicatura en Gerenciamiento de Servicios Gastronómicos de la FCG. La misma consistió en la elaboración y entrega de cerca de 100 raciones de locro a familias de Puerto Sánchez.

Una práctica educativa con impacto social y solidario Una práctica educativa con impacto social y solidario Una práctica educativa con impacto social y solidario Una práctica educativa con impacto social y solidario Una práctica educativa con impacto social y solidario Una práctica educativa con impacto social y solidario Una práctica educativa con impacto social y solidario Una práctica educativa con impacto social y solidario Una práctica educativa con impacto social y solidario
siguiente

Desde la UADER se elaboró y distribuyó un almuerzo para vecinos y vecinas de Puerto Sánchez, en una fecha altamente simbólica. La iniciativa surgió desde la cátedra Práctica Profesional 3 de la Tecnicatura en Gerenciamiento de Servicios Gastronómicos, que se dicta en la Facultad de Ciencias de la Gestión.

El Ing. Ángel Sánchez, a cargo de la asignatura, fue el encargado de dirigir esta práctica educativa territorial en la cual los y las estudiantes, divididos en grupos pequeños para garantizar los cuidados sanitarios necesarios, elaboraron un locro para más de 30 familias del mencionado barrio de la capital provincial.

La entrega se hizo este sábado, 1 de mayo, con las debidas precauciones sanitarias de distanciamiento, higiene y uso de tapabocas. Además, las porciones se repartieron en envases de telgopor para mantener la temperatura y evitar posibles contaminaciones.

Estuvieron presentes el Rector, Abog. Luciano Filipuzzi; el decano de la FCG, Cr. Carlos Cuenca; el Ing. Ángel Sánchez; la ayudante de cátedra de Práctica Profesional 3, Vanina Schrooh, que además es docente en las cátedras Introducción a la Gastronomía y Organización de eventos y banquetes; las estudiantes de tercer año de la Tecnicatura en Gerenciamiento, Jennifer Martínez, Candela Luto y Marcia Pérez; y la presidenta de la Comisión Vecinal Puerto Sánchez, Mariana Ríos. También lo hicieron el Secretario de Planeamiento y Gestión de UADER, Cr. Mariano Camoirano, y personal de la Secretaría de Integración y Cooperación con la Comunidad y el Territorio.

En relación a esta actividad, Luciano Filipuzzi resaltó que «este tipo de acciones son el verdadero corazón y el alma de la Universidad en su vínculo con el territorio. Es poner sus conocimientos y herramientas a disposición de las y los vecinos, colaborando y formando al mismo tiempo».

En este sentido, agregó: «Para todas y todos los que tenemos la posibilidad de participar de estas iniciativas, pero especialmente para las y los estudiantes, son momentos que marcan una diferencia. La formación profesional no queda en aspectos aislados o lejanos, sino que también está impregnada de conciencia social, solidaria y colaborativa. Además, nos permite vivenciar cómo el trabajo en equipo es un diferencial importante a la hora de ayudar los demás».

«Nuestra Universidad, por sus características e historia, comparte con sus integrantes un fuerte compromiso con la sociedad. Por esa razón, para nosotros tiene tanta importancia la presencia de la UADER en el territorio. Esta vez fueron estudiantes quienes propusieron esta actividad, pero también lo han hecho docentes, graduados, administrativos, equipo directivo. Lejos de olvidar de dónde venimos quienes integramos esta Casa, el contacto con ella nos potencia esa mirada y permite efectivizar acciones concretas que sirvan al entorno. Es una de las principales motivaciones», enfatizó el Rector.

Detalles del procedimiento

Por su parte, el Ing. Ángel Sánchez dio detalles del proceso que derivó en esta acción solidaria. Explicó que desde la cátedra Práctica Profesional 3, «hicimos una práctica educativa territorial, que iniciamos con la elección del lugar para llevarla adelante. Allí surgió la Comisión Vecinal de Puerto Sánchez, con quien nos pusimos en contacto para la correcta distribución entre los vecinos del barrio, respetando los protocolos».

La práctica consistió luego en «estimar costos, hacer cálculos necesarios, conseguir los elementos y la financiación y una vez que estuvieron todos los recursos necesarios, empezamos a cocinar. Esa parte se hizo en una casa que cuenta con las condiciones necesarias de distanciamiento, circulación de aire y comodidad de trabajo para extremar los cuidados».

Además de destacar el apoyo recibido por el Rectorado, la Facultad de Ciencias de la Gestión y el personal de la Universidad, Sánchez contó que «la preparación del locro se hizo este viernes durante el día, por alrededor de siete horas. Durante la noche se enfrió en cadena de frío y este sábado por la mañana se calentó directamente en Puerto Sánchez y se entregaron más de 70 porciones a unas 30 familias del barrio».

Por último, el docente explicó: «El locro es una comida tradicional nuestra, por eso decidimos hacer esta preparación. Asimismo, lo hicimos en una fecha muy sentida y a partir de una idea que surgió del estudiantado. Eso, entendemos que le suma valor agregado a esta práctica enriquecedora».