Facultades

H C S G

El trabajo esencial y el compromiso del personal

Desde que se declaró la emergencia sanitaria, la UADER ha logrado sostener su funcionamiento combinando el trabajo presencial y remoto del personal administrativo, técnico-profesional y de servicios. Este año, en condiciones que han posibilitado un regreso progresivo a la presencialidad, la tarea administrativa se desarrolla bajo protocolos específicos y con todos los cuidados requeridos. El Rector y el Secretario de Planeamiento y Gestión valoraron el esfuerzo del claustro para acompañar la creciente actividad en este tiempo excepcional.

El trabajo esencial y el compromiso del personal El trabajo esencial y el compromiso del personal El trabajo esencial y el compromiso del personal El trabajo esencial y el compromiso del personal El trabajo esencial y el compromiso del personal El trabajo esencial y el compromiso del personal El trabajo esencial y el compromiso del personal El trabajo esencial y el compromiso del personal El trabajo esencial y el compromiso del personal El trabajo esencial y el compromiso del personal El trabajo esencial y el compromiso del personal El trabajo esencial y el compromiso del personal El trabajo esencial y el compromiso del personal El trabajo esencial y el compromiso del personal El trabajo esencial y el compromiso del personal El trabajo esencial y el compromiso del personal El trabajo esencial y el compromiso del personal El trabajo esencial y el compromiso del personal El trabajo esencial y el compromiso del personal
siguiente

Con la llegada de la pandemia por Covid-19, al igual que todas las instituciones públicas, la Universidad Autónoma de Entre Ríos (UADER) se vio forzada a plantear nuevos mecanismos, instancias y modalidades para seguir funcionando y cumpliendo con sus propósitos, en este caso bajo la doble premisa fundamental de cuidar la salud de la población y garantizar el derecho a la educación.

En este contexto, cabe repasar que a lo largo de 2020 se estableció un protocolo de actuación general y diversos protocolos específicos, para adecuar el funcionamiento de la Universidad respetando las medidas sanitarias que se fueron adoptando desde los gobiernos nacional y provincial.

Asimismo, en el plano académico se trabajó fuertemente en garantizar el cursado mediante aulas virtuales, becas de conectividad y otras herramientas. El trabajo administrativo, en tanto, se sostuvo de manera presencial en las áreas consideradas esenciales (vinculadas a los movimientos económicos, legales, de gestión y servicios), aunque se restringió al mínimo indispensable la circulación de personas en los ámbitos universitarios.

Este año, con un nuevo período institucional en marcha, el Rector Abog. Luciano Filipuzzi convocó a las facultades en febrero para diagramar, por un lado, las instancias virtuales que pudieran garantizar el calendario académico (inscripciones para el ingreso y mesas de exámenes); y por otro lado, plantear un retorno progresivo a la presencialidad en cuanto al funcionamiento de las áreas administrativas, siempre que las condiciones sanitarias lo posibiliten y, desde luego, con un trabajo de análisis previo que considere todos los cuidados requeridos.

La atención en Rectorado

Es importante que se visibilice la tarea administrativa que es el trasfondo de la intensa actividad académica que la UADER viene sosteniendo, sobre todo en esta etapa del año donde se cierran las inscripciones para el ingreso, se desarrollan mesas de exámenes y hay diversos trámites que deben cumplimentarse”, señaló Filipuzzi.

Además, recordó que “nuestra institución viene garantizando sus actividades esenciales en forma permanente, el año pasado con un alto porcentaje de trabajo remoto y ahora con mayor volumen de presencialidad, aunque por supuesto manteniendo la política de cuidar la salud del personal”.

El balance es positivo y quiero destacar el compromiso de los trabajadores”, afirmó el Rector.

Por su parte, el Secretario de Planeamiento y Gestión, Cr. Mariano Camoirano, dio cuenta de la situación en Rectorado, donde “desde mediados de febrero distintas áreas se organizaron para cubrir dos turnos, de modo que sus trabajadores puedan cumplir su horario presencialmente, sin las limitaciones que en algunos casos supone el trabajo remoto”. Desde luego, esto se lleva a cabo bajo el protocolo de actuación vigente que establece, entre otras cosas, la sanitización y la toma de fiebre en el ingreso, la ventilación de ambientes, el uso permanente del tapabocas y el distanciamiento preventivo.

En relación a ello, el funcionario destacó “el esfuerzo enorme de todas las partes involucradas” y “el consenso con cada una de las secretarías, el diálogo que pudimos construir entre jefes y trabajadores para que muchos y muchas, solidariamente, se ofrezcan a cubrir los turnos vespertinos, que no son tan habituales en el funcionamiento administrativo de Rectorado, pero que sobre todo en estas circunstancias necesitamos abarcar”.

Camoirano puso de relieve en esta línea la tarea del Departamento de Seguridad e Higiene Laboral, que funciona bajo su dependencia: “Para que un alto porcentaje de la planta del personal esté concurriendo todos los días a trabajar, lo cual redunda en una mejor prestación de la Universidad a su comunidad, ha sido muy importante la labor de análisis que fuimos haciendo, la redistribución de algunos espacios de oficinas en función de la capacidad, la disponibilidad de insumos y la atención constante para reforzar las medidas de cuidado personal”.

También cabe el reconocimiento “para el personal de limpieza, que se organiza para cumpir su tarea en los cambios de turnos” y junto al aporte general de todo el claustro “constituyen el respaldo necesario para que la actividad docente, de investigación y extensión, puedan realizarse de la mejor manera en este contexto”.