Facultades

H C S G

Reconocimiento ante el acuerdo por la reestructuración de la deuda

El Bloque de Rectores y Rectoras Peronistas de las Universidades Públicas Argentinas, emitió un documento donde celebran la posibilidad de “vislumbrar un futuro de desarrollo nacional soberano”. El Rector de UADER, que integra dicho espacio, por su parte, resaltó que el acuerdo brinda un tiempo clave “para restañar heridas de la crisis y abonar el crecimiento”.

El Bloque de Rectoras y Rectores Peronistas de Universidades Públicas Argentinas rubricó una declaración para poner de relieve el acuerdo de reestructuración de la deuda al que arribó el gobierno nacional.

Hicieron un “reconocimiento al Presidente Alberto Fernández, la Vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y al Gabinete Nacional por el exitoso resultado de las negociaciones de la deuda externa que le permiten, hoy, al pueblo argentino vislumbrar un futuro de desarrollo nacional soberano, sustentable, y con equidad”.

Resaltan que “el Gobierno del Frente de Todos asumió la responsabilidad de conducir el país, a fines del 2019, con una patria endeudada, un pueblo empobrecido y un Estado en default. Así se encontraba la Argentina, aun antes de tener que enfrentar esta pandemia de características tan penosas y dañinas como la que estamos transitando, con impacto sin precedentes en la salud y la economía del mundo entero”.

Subrayaron que el proceso de endeudamiento “al que sometió a la Nación la coalición del PRO, la UCR y la CC, de la misma proporción respecto al PBI que la que contrajo la última dictadura militar, ha sido uno de los más veloces, usurarios, e innecesarios de la historia. A punto tal, que el mismo gobierno irresponsable, que la contrajo, se declaró incapaz de cumplir los compromisos asumidos”.

“Todo nos indica que se trató de un fracaso planificado”, señala el bloque que advierte que “los objetivos de este endeudamiento fueron facilitar una enorme fuga de capitales y, sin dudas, dejar a la Argentina postrada para poder imponer un nuevo ciclo de políticas de ajuste, destrucción de la industria, y de empobrecimiento de amplios sectores de la sociedad con menos salud y educación públicas y sin desarrollo científico. Hasta el propio FMI se transformó en un aportante, de lujo, de la campaña reeleccionista del gobierno anterior”.

Contexto

“Ante una situación tan extrema, con la pandemia de Covid, que se sumó a la de carácter económico que había consumado Cambiemos, una vez más un gobierno surgido del movimiento nacional y popular se comprometió a afrontar las dificultades y reconstruir la Argentina con justicia social. Y para lograr este objetivo se imponía una renegociación de deuda sin postergar a ningún argentino para pagar lo imposible tal como siempre lo manifestó Alberto Fernández”, destacan y remarcan que en este “virtuoso proceso de renegociación de la deuda, que hoy celebramos, nuestro Gobierno debió enfrentar fondos financieros que representan lo más descarnado del capitalismo extremo y deshumanizado. Es el que ha sostenido un orden económico mundial que, ante la pandemia, se ha demostrado fallido y con absoluta incapacidad de proteger a la sociedad”.

Se advierte que mientras se llevaban a cabo las negociaciones, el gobierno “daba señales claras de las prioridades de nuestro Gobierno”. “Allí donde se había desvalorizado la salud pública y el desarrollo científico, recreó ambos Ministerios. Para los sectores más postergados de la comunidad se puso en marcha el IFE, y se fortaleció la AUH. Se generaron herramientas de apoyo a las pymes, el comercio y la actividad económica en general. Y se aseguró la continuidad del proceso educativo”, se enumeró.

Destacan particularmente “el relanzamiento del plan de obras en universidades nacionales con más de 60 edificios en 47 casas de altos estudios, que había sido eliminado por Cambiemos en 2018. El incumplimiento y retraso de la ejecución del presupuesto para las Universidades Nacionales producido hasta diciembre de 2019 fue corregido por el actual Gobierno en un gran esfuerzo del Ministerio de Educación para poner las cuentas en orden y al día. Estas son medidas cuyo valor subrayamos por su significado tan valioso para la educación pública”.

“Reiteramos que el resultado de la renegociación de la deuda es una gran oportunidad para que la Argentina Unida se encamine en una senda de desarrollo nacional, soberano, sostenible, y con justicia social. Por ello las Universidades Públicas, tal como ya lo vienen demostrando con sus aportes a la lucha contra la pandemia a lo largo y lo ancho de todo el país, seguirán aportando toda su capacidad académica, científica y tecnológica para ser una herramienta de crecimiento con equidad del Pueblo Argentino”, concluye el documento.

La palabra del Rector de la UADER

Por su parte, el Rector de la Universidad Autónoma de Entre Ríos (UADER), Bioing. Aníbal Sattler, que integra el bloque, saludó también el acuerdo mencionado en tanto supone “alivio y profunda esperanza”.

Se destacó que “es un logro” alcanzado “en nombre de la dignidad de nuestro pueblo; con la mirada puesta en acercar la justicia social; con la estrategia planteada para sortear, en cuanto se hace posible, las reglas escritas por las elites de la globalización financiera que siempre buscan más desigualdad en su propio beneficio”.

“Es un acuerdo que se celebra, además, porque se alcanza en este contexto de pandemia que supone dolores inéditos, conflictos individuales y colectivos aun no dimensionados del todo, crisis social y económica de profundidad desconocida”, destacó Sattler que agregó que “satisface el acuerdo porque desmiente la ola de malos augurios plasmados cada día en los zócalos televisivos y los títulos de los medios hegemónicos”.

Remarcó también el contexto de pandemia y crisis social y económica que atraviesa el país y que fue el marco de la negociación. Por eso, se celebró el acuerdo como “un primer paso clave para iniciar un camino hacia el desarrollo sostenible, equilibrado de la Argentina” y se marcó el lapso de cinco años sin vencimientos lo que constituye “un tiempo que será clave para restañar heridas de un país atravesado por una crisis heredada, un tiempo clave para abonar el crecimiento”.

Finalmente, el Rector celebró la etapa que habilita el acuerdo y que se logró luego de “destrabar la lógica del ajuste y de maniobrar en la tormenta eligiendo el futuro”.