Facultades

H C S G

“La diplomatura es una necesidad para el mundo carnavalero”

Ramón Ayala es un experimentado diseñador y director vinculado a diferentes comparsas entrerrianas. Primero cursó y luego se integró al equipo docente de la propuesta formativa de la UADER en Fiesta Popular del Carnaval Regional. Dice que el rubro está menospreciado y agradece la posibilidad de que se sepa del esfuerzo y la dedicación de muchas personas.

“La diplomatura es una necesidad para el mundo carnavalero” “La diplomatura es una necesidad para el mundo carnavalero” “La diplomatura es una necesidad para el mundo carnavalero”
siguiente

 

En Gualeguaychú, está culminando la segunda cohorte de la Diplomatura en Fiesta Popular del Carnaval Regional, instancia de formación desde la extensión que implementa la Universidad Autónoma de Entre Ríos (UADER), en esta oportunidad en conjunto con la Secretaría de Turismo y Cultura de Entre Ríos.

Ramón Evaristo Ayala se diplomó en la primera cohorte, desarrollada durante 2016, y para la segunda -este año- fue convocado a integrarse al cuerpo docente, en virtud de su vasta experiencia en escenografía para eventos, decoración, dirección de arte y asesoría de imagen.

“Cuando hace más de dos años conocí el proyecto de la UADER, me pareció maravilloso poder tener algo que certifique mi capacidad creativa en el ámbito del carnaval, ya que vengo trabajando en esto desde hace mucho tiempo y al no existir una escuela específica, siempre ha sido dificultoso demostrar la idoneidad en el trabajo que uno puede brindar”, expresa el estudiante/docente.

Ayala ha sido diseñador y director general de las comparsas Ará Mombay de Federación y Ráfaga de Concordia. También fue realizador de vestuario para teatro de revista con Carmen Barbieri; y se ha desempeñado como jurado en diversas elecciones de reinas.

Sobre la experiencia de cursar la diplomatura, dice que “fue increíble y el haberse conectado con gente de otros carnavales, la hizo más maravillosa aún”.

En su rol de docente, en tanto, “transmito que no vengo a enseñar nada, sino a compartir, porque de eso se trata el carnaval; más allá de la metodología y la práctica en cada clase, nos enriquece mucho la experiencia de cada uno, el contacto con las manos y las herramientas, el mate, el diálogo”.

En esos encuentros “hay personas de distintas edades y trayectorias, y de cada uno se aprende algo, yo sigo aprendiendo”, reconoce y le otorga un papel central a “la comunicación, que hace que cada uno te vaya dando señales de qué es lo que necesita”. El resultado se manifiesta en “clases muy prácticas y dinámicas, donde compartimos las pinzas y los alambres y juntos vamos descubriendo lo que podemos generar para el carnaval”.

A Ayala lo enorgullece “que muchos me hayan dicho que los salvé al enseñarles algo, creo que es un pequeño aporte y una satisfacción saber que alguien puede necesitar algo que yo puedo ofrecer”.

Sobre los prejuicios respecto al involucramiento de la Universidad en el mundo carnavalero, opina que “la diplomatura y la UADER en general hacen mucho ruido en la sociedad, y eso es señal de participación, de estar pendiente de las necesidades de la gente, por más que a veces moleste”.

Pero no duda en la importancia de este vínculo: “El carnaval es un arte muy amplio, no hay una escuela específica y cada uno tiene sus herramientas, diferentes a las de otro. Hay que saber de muchas cosas para estar adentro del mundo carnavalero. Están reunidas todas las artes pero aún así se suele menospreciar mucho el rubro”.

Rescata, en este sentido, que “el carnaval siempre da mucho que hablar, genera movimiento económico, le da trabajo a mucha gente con un espectáculo a cielo abierto”.

Como mensaje final, Ayala agradece “la posibilidad que nos está dando la diplomatura de difundir el carnaval, porque necesitamos que la gente sepa todo lo que se hace con mucho esfuerzo y dedicación”.

Brega para que este espacio de formación siga funcionando “y muchas personas sigan obteniendo herramientas profesionales y de crecimiento personal y artístico”.

“La diplomatura es una necesidad del mundo carnavalero y ojalá se pueda replicar con mayor tiempo de cursado para enriquecerla con más experiencias compartidas”, dice y refuerza los agradecimientos: “A las autoridades de la UADER y de la Provincia por posibilitar la realización; a la coordinadora Agustina Díaz, que contribuyó para que se conforme un equipo docente con mucho compromiso; y al equipo de la Coordinación de Rectorado, a Carolina y Eduardo, siempre a disposición”.

“Que esto siga, de otras provincias ya nos están llamando para contar con capacitadores diplomados”, comenta y es toda una referencia que pone en valor la experiencia.

 

Redacción: Secretaría de Comunicación | comunicacion@uader.edu.ar

Fotos: Gentileza Eugenia Martínez Beck.