Facultades

H C S G

Historias de orgullo, dedicación y sentido de pertenencia (3)

A propósito del Día del Personal Administrativo, Técnico-Profesional y de Servicios de la UADER, que se celebra el 27 de junio, la Secretaría de Comunicación comparte tres testimonios que articulan el hogar, el trabajo y el estudio. El tercero de ellos, de Leonardo Schenone (Secretaría de Comunicación).

En coincidencia con el Día del Trabajador Estatal en la provincia de Entre Ríos, la Universidad Autónoma de Entre Ríos (UADER) conmemora el 27 de junio el Día del Personal Administrativo, Técnico-Profesional y de Servicios Generales.

Este año la fecha se presenta en un contexto particular, extraordinario, donde el funcionamiento institucional se viene dando en el marco de las medidas determinadas a partir de la emergencia sanitaria, con lo cual gran parte del personal «no docente» se encuentra cumpliendo sus tareas desde sus hogares.

Así, desde sus hogares, trabajadores y trabajadoras de la Universidad en distintas áreas de Rectorado, convocados por la Secretaría de Comunicación, compartieron testimonios sobre su experiencia y algunas reflexiones a propósito de la fecha.

Articulando historias, conjugando el hogar y el trabajo, rememorando sus propios recorridos anclados en el camino de los 20 años de la UADER; Leonardo Schenone es el tercer invitado.

NOTAS RELACIONADAS: Silvina Spinelli | Viviana Acosta

“Estoy en Rectorado hace más de 19 años. Trabajaba en el Instituto de Enseñanza Superior (IES), donde con un grupo de compañeros teníamos a cargo Tecnología Educativa, capacitábamos a los futuros docentes en las nuevas tecnologías. Cuando pasamos a ser UADER en el 2000, nuestro proyecto interesaba en ese entonces a Rectorado y nos convocaron desde allí. Presentamos una propuesta alternativa que era tener una radio. En ese momento, las condiciones no estaban dadas para tal fin, así que la Universidad hizo un convenio con LT14 y a partir de 2001 empezamos a grabar micros radiales. Salían los lunes, miércoles y viernes y empezamos a difundir actividades. En 2002 incorporamos un programa radial que se emitía los domingos y allí entrevistábamos docentes y difundíamos proyectos. Esto se mantuvo durante 13 años. Al principio no fue fácil porque en la Universidad no teníamos la capacidad tecnológica para ese fin”, recuerda Schenone, quien en esa tarea formó parte de la Secretaría de Extensión y, desde su creación en 2014, la Secretaría de Comunicación.

Pasado el tiempo –prosigue- se empezaron a filmar los testimonios: “Aunque no los podíamos poner a disposición porque no teníamos forma, no había convenios. Todos esos documentos fílmicos se guardaban. Lo radial, sí se emitía”.

Leonardo se confiesa de pocas palabras, prefiere el perfil bajo, estar del otro lado de la entrevista. Pero al hablar de la UADER, de su crecimiento, del compromiso con la comunidad; las palabras le afloran antes en la memoria y el corazón.

“UADER para mí, más que un trabajo es un sentimiento. Yo vi crecer la UADER, vi su inserción en la comunidad,  el trabajo para que se creyera en este proyecto. Es un proyecto muy grande, tuvo muchos aciertos, muchos errores, muchas complicaciones, pero viendo sus 20 años puedo ver su crecimiento”.

En ese sentido, agrega que desde su  perspectiva, observa algo “muy bueno” en materia institucional: “Desde hace una década aproximadamente, vi levantarse a la UADER. Vi como que se levantaba un gigante. Veo que ya no es como antes, eso de tratar que se la conozca. Hoy UADER es UADER; es inclusiva, abarcativa, es de todos. Siento que es para todos. Hoy veo que está en todos los estamentos. En el chico de secundaria que mira el futuro; la gente que busca una capacitación que no tiene que ver con estudiar una carrera de grado.  Es una gran institución que está para todos”.

Leonardo se declara “un enamorado de la Universidad” y aunque asegura que por su edad no le queda tantísimos años aquí, está convencido que el día de mañana “si la UADER me necesita yo voy a estar, yo la quiero”. Y así transita cada uno de sus días: “Hoy estoy trabajando desde mi casa (conjugando con su otro trabajo, en la Biblioteca Provincial), son muchas horas, me encanta y no me pesa porque me gustan los desafíos. A medida que la UADER va creciendo, exige más. Y me encanta. Si mis compañeros me necesitan, estoy. Si las autoridades me necesitan, acá estoy. Yo soy un soldado”.

Respecto a la situación de aislamiento y el trabajo remoto, explica que “la UADER no bajó los brazos nunca, buscó el camino y encontró la forma  para seguir, para estar. Hoy, en esta situación de pandemia, la Universidad sigue trabajando y produciendo. La gente, los estudiantes, la comunidad, lo necesita y la UADER está ahí. Para mí, más allá de que es un trabajo que hay cumplir, es un orgullo”.

En su caso, el sentimiento hacia la universidad también es una cuestión compartida con la familia: “Mi familia también tiene puesta la camiseta de la Universidad, cree en ella. Quizá ven reflejado en mí lo que significa la UADER y me apoyan en todo”.

Finalmente, Schenone deja un párrafo para el espacio que integra: “Mis compañeros son excelentes, son profesionales. Cuando se creó la Secretaría de Comunicación, fue el destape. Se empezó a trabajar en la difusión, en producir, en dar a conocer.  UADER es una institución reconocida a nivel nacional. Agradezco trabajar acá”.