Facultades

H C S G

El terror, desde otra perspectiva

La Universidad acompaña una iniciativa de la agrupación de ex presos políticos “La Solapa”. Se trata de la presentación en Paraná de la muestra “Ser mujeres en la ESMA. Testimonios para volver a mirar”. El Rector estuvo presente en la ceremonia de inauguración.

El terror, desde otra perspectiva El terror, desde otra perspectiva El terror, desde otra perspectiva El terror, desde otra perspectiva El terror, desde otra perspectiva El terror, desde otra perspectiva
siguiente

No había sido posible antes plasmar la perspectiva de género para mirar la historia y hacer memoria sobre el Terrorismo de Estado en la Argentina.

Sin embargo, a 45 años del golpe de Estado de 1976, la cultura del país se ha visto transformada de raíz por el movimiento feminista. Su modo de ver el sistema en el que estamos inmersos, su concepción de la vida y de las relaciones sociales han impregnado la manera en que se narra la dictadura genocida.

Esta es la idea que orienta la muestra itinerante “Ser mujeres en la ESMA. Testimonios para volver a mirar” que se exhibe en los salones del Centro Provincial de Convenciones (CPC).

La Universidad Autónoma de Entre Ríos (UADER) acompañó la decisión de la agrupación de ex presos políticos “La Solapa” de presentar la exposición en Paraná en el marco de las actividades en conmemoración de los 45 años del inicio de la dictadura en Argentina. La ceremonia de inauguración tuvo lugar el viernes 19 de marzo y contó con la presencia del Rector, Abog. Luciano Filipuzzi.

La muestra se basa en los testimonios que dieron, ante la Justicia, las mujeres víctimas del Terrorismo de Estado. Como lo han manifestado ellas mismas, sólo el movimiento feminista permitió reconocer los actos de violencia sexual como violencia de género; sólo la presencia de “las pibas” en las calles hizo posible tomar nota del caracter machista y patriarcal de la dictadura.

Experiencia propia

“El movimiento de mujeres ha empujado a que miremos desde otro lugar, a que sepamos que los delitos sexuales han sido invisibilizados”, asumió Rosario Badano, integrante de La Solapa, ex presa política, que ha sido docente, consejera y que ha ocupado distintos cargos de conducción en la Facultad de Humanidades, Artes y Ciencias Sociales (FHAyCS) y en el Rectorado de UADER.

“El delito sexual siempre fue incluido dentro del genérico de tormentos, lo que también hace al carácter patriarcal de la Justicia. Hoy podemos mirar nuestros propios testimonios desde otra perspectiva”, rescató y reconoció que en la vida en cautiverio la vida fue posible porque entre mujeres “tejimos una red que siempre nos sostuvo”. “Hoy podríamos hablar de sororidad. En ese momento decíamos solidaridad”, enlazó tiempos y tradiciones de lucha.

Afirmó que la representación de la mujer, sobreviviente del Terrorismo de Estado, estuvo asociada a la maternidad, al parto en cautiverio, a la condición de madre, pareja. “Las que siendo presas no éramos madres ni teníamos marido y éramos jóvenes cargamos con la ‘no categoría’. La cultura patriarcal, machista de las fuerzas de la dictadura se hace visible también en que usaban la violencia sexual sobre la mujer para quebrar a sus compañeros. El cuerpo de las mujeres fue botín de guerra”, resumió Badano.

Hacer memoria

“Es un orgullo ser parte de esta actividad que nos obliga a reflexionar sobre una temática tan importante. Ejercer memoria no sólo consiste en recordar permanentemente lo ocurrido durante la última dictadura para que nunca más se repita, sino también aprovechar los crecimientos personales y colectivos para aportar nuevas miradas y dimensionar aún más el horror de aquellos años”, afirmó el Rector luego de recorrer la muestra.

“Es muy enriquecedor contar con esta muestra en la provincia. Y el hecho de que los y las estudiantes de la Facultad de Humanidades se hayan postulado voluntariamente para ejercer como guías de la misma nos habla del compromiso que existe al interior de la UADER con las políticas de derechos humanos, de memoria y de género. Han sido, son y serán pilares de nuestra institución que están muy arraigados en cada uno y cada una de los que integramos esta casa”, destacó Filipuzzi.

“Estamos atravesando un tiempo muy difícil en relación a la violencia de género. Pero es también un momento histórico en el que las mujeres son quienes están exponiendo nuestros defectos como humanidad y nos van enseñando cómo se puede cambiar el mundo. Estas nuevas perspectivas, también nos deben empujar a reflexionar sobre el pasado desde otra mirada y condenar con el debido rigor los delitos sexuales y de violencia de género que se cometieron desde el terrorismo de Estado en los centros de detención clandestina”, exhortó el Rector que consideró iniciativas como la muestra que dan cuenta “de las luchas de los movimientos de mujers y del siempre enriquecedor cruce generacional, podemos empezar a resignificar las dimensiones de la violencia”.

Señaló Filipuzzi que “en todo este marco de lucha y enseñanza, Rosario es una referencia ineludible. Quienes tenemos la suerte de compartir y haber compartido con ella diversos momentos, aprendemos de su vida y su pensamiento en cada encuentro, charla e intercambio. En lo personal, es alguien a quien aprecio y admiro mucho en todas sus facetas”. Valoró también el trabajo de La Solapa y el de otras asociaciones civiles que “ponen el cuerpo, el intelecto y las herramientas a su alcance en pos del desarrollo colectivo, social y cultural”.

La muestra

La muestra “Ser Mujeres en la ESMA. Testimonios para volver a mirar” estará en exhibición en el CPC (San Martín 15, de Paraná) hasta el 28 de marzo. Se podrá visitar de 9 a 12 y de 19 a 20.

Consiste en una serie de paneles que dan cuenta de los testimonios de las sobrevivientes, obtenidos durante los juicios por crímenes de lesa humanidad.

Estudiantes de la FHAyCS oficiarán como guías en el recorrido. Son quienes han participado de una formación específica con el equipo de la ESMA y el área de Memorias y Derechos Humanos de la FHAyCS.

Quienes estén interesados en realizar una visita guiada presencial a la muestra, pueden inscribirse de manera personal o en grupos de 15 personas. Deberán completar un breve formulario aquí.