Facultades

H C S G

El fortalecimiento del posgrado y las políticas a largo plazo

La Secretaria de Ciencia y Técnica de la UADER, Dra. Brenda Ferrero, brindó detalles acerca de lo que será el primer doctorado a dictarse en la casa de estudios, como parte de un programa integral de formación que aprobó este año el Consejo Superior. Asimismo, realizó un balance del trabajo realizado en los últimos años.

Luego de un largo proceso, a mediados de noviembre se presentó ante la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria (CONEAU), la propuesta de lo que será el primer Doctorado de la Universidad Autónoma de Entre Ríos (UADER). La Secretaria de Ciencia y Técnica, Dra. Brenda Ferrero, comentó las diferentes etapas involucradas en el trabajo, sus objetivos y alcances. Además, hizo referencia a los avances generales del área que conduce.

“El Doctorado en Educación con Mención en Formación Disciplinar Específica se enmarca dentro de lo que fue la creación del Programa Integral de Formación Universitaria Doctoral, aprobado por el Consejo Superior en la primera sesión de este año. Allí se plantean lineamientos generales para el desarrollo de una política en relación a carreras de doctorado. Una de las cuestiones más importantes es que sean interinstitucionales, es decir que todas las facultades de la universidad formen parte. Para esto se firmó un convenio donde cada unidad académica pone a disposición sus capacidades y recursos. Esto es un paso institucional muy importante que logramos dar en el marco del vigésimo aniversario de la creación de nuestra Universidad”, remarcó la secretaria.

En este sentido, Ferrero explicó que el Programa de Formación Doctoral “tiene el objetivo de consolidar a la Universidad tanto hacia fuera como hacia dentro. Hacia afuera porque que nos da la posibilidad de ofrecer una propuesta doctoral muy viable de ser desarrollada en el marco de nuestro Consejos Regionales de Planificación de la Educación Superior (CEPRES), por un lado. Y también se da en un marco político tanto nacional como provincial que busca articular fuertemente con las universidades”.

Añadió que «específicamente en Entre Ríos, se da también la necesidad de crecer en la función de ciencia y técnica. En breve, el gobierno provincial y el CONICET van a firmar un convenio que permitirá incrementar la cantidad de becas en el territorio entrerriano, lo cual aumentará la base de la pirámide del sistema científico tecnológico a partir del número de becarios doctorales, de más personas que desarrollan sus doctorados en la provincia. Es estratégico, entonces, que la Universidad comience a desarrollar propuestas de doctorado, que esto pueda tomarse como una política de largo plazo; las bases están puestas”.

“Otra cuestión importante es que se va acrecentando progresivamente la cantidad de investigadores del sistema científico nacional que ingresan a las universidades o unidades ejecutoras. Es significativo destacar que en los últimos años la UADER pudo participar en la Convocatoria a Carrera de Investigador Científico del CONICET a través de la línea Fortalecimiento a Universidades y de la misma manera lo va a poder hacer en la Convocatoria a Carrera de Investigador Científico por Proyectos Especiales, una instancia en la cual la provincia va a ser la primera en participar. Por eso, en este contexto general es que considero que contar con propuestas de doctorados es un elemento más que va a fortalecer la institución notablemente y también la va a posicionar como propuesta académica en la provincia y en la región”, subrayó.

En relación a la consolidación hacia el interior de la casa de estudios, planteó que “tiene que ver con fortalecer la formación de docentes de nuestra universidad. Si bien podrá ser cursada por cualquier interesado/a externo/a, el Doctorado está pensado especialmente para las y los docentes de UADER. El Programa nos permitió concebir carreras que se adapten a las actividades y disciplinas que desarrollan nuestros/as docentes, para que puedan alcanzar el título máximo académico y para que puedan seguir avanzando en una educación de calidad en clave de derechos e inclusión, obteniendo nuevas herramientas para abordar las disciplinas e innovar en la generación de nuevos conocimientos”.

Está previsto que en el marco del Programa se creen entre tres y cuatro carreras de doctorado, que integren la mayor parte de las disciplinas que forman parte de las actuales propuestas académicas de la Universidad. “Este desafío implica como estrategia principal encontrar un eje que articule esas propuestas de manera coherente y sólida. En el caso de este primer doctorado, el eje es que en todas nuestras unidades académicas existen profesorados, además contamos con un importante número de docentes que son doctores/as y que pueden integrarse como plantel, algunos/as en temáticas de educación y otros/as que pueden fortalecer la formación disciplinar específica. Es interesante también la vinculación e identificación que la temática de la educación tiene con el origen de la UADER, encontramos que es una forma de revalorizar el trayecto de recorrido por la institución”, consideró.

El desarrollo del doctorado “fue una actividad muy intensa”, aseguró Ferrero y comentó que “debimos ampliar el equipo de trabajo de posgrado, para lo cual resalto el apoyo que tuvimos del Rector, que posibilitó la concreción del Programa”.

En relación a la estructura y al cursado, mencionó que “se buscó que no tenga una gran carga de materias obligatorias, con una fuerte impronta en la actividad metodológica y en la formulación del plan de trabajo del doctorando y de la doctoranda y de la producción de la tesis doctoral. También hay fuertes componentes vinculados a la educación y a la virtualidad. Creemos que todos estos son elementos que van a ayudar a que un gran número de docentes puedan acceder”.

Otra característica es que aquella persona que esté interesada en realizarlo no necesariamente tiene que tener definido tema y director, “el plan se va construyendo durante el primer año del cursado. Esto hace que haya una gran participación del doctorando o de la doctoranda en el planteo”, dijo y también reveló que la carrera incluye la dimensión de derechos y obligaciones de las y los estudiantes. “Por lo general, las normativas suelen estar muy orientadas a las obligaciones, incorporamos derechos que tienen que ver con la relación que se da con los directores y los procesos de conocimientos que se dan”.

Con respecto a lo que se viene, «en estos momentos completamos la solicitud de acreditación ante la CONEAU, que fundamentalmente consiste en someter a evaluación la propuesta; esperamos que el año próximo podamos recibir el resultado y cumplimentar los pasos necesarios restantes”, precisó.

Cierre de una etapa

En cuanto a la labor en general desarrollada por la Secretaría de Ciencia y Técnica, Ferrero manifestó que “el resultado obtenido es fruto del trabajo en equipo, tenemos un equipo muy valioso, que merece un reconocimiento especial. Hay un componente humano muy apreciable y calificado para llevar adelante los distintos proyectos pensados y trabajados. En todas las áreas se generaron aportes, avances y se crearon herramientas para ser retomadas y profundizadas a futuro. La Secretaría tiene cuatro grandes áreas: Investigación, Posgrado, Comunicación Científica y Unidad de Vinculación Tecnológica (UVT)».

“En Investigación se continuaron con las políticas que se venían desarrollando en relación al financiamiento de los proyectos de investigación y becas. Hubo una oportunidad de incorporarnos al Programa de Fortalecimiento de la SPU, que nos dio la posibilidad de mejorar en infraestructura y en equipamiento. Eso actualmente se está ejecutando. También hubo modificaciones de las normativas, adaptándolas a la realidad actual. Hubo un fortalecimiento en cuanto a las vinculaciones con distintos organismos nacionales y provinciales y mucha participación con otras instituciones y con nuestra unidad ejecutora del CONICET. Otra cuestión es que siempre se intentó articular con las facultades y buscar consensos para el desarrollo de las políticas que eran planteadas desde la Secretaría”, explicitó.

“Un elemento importante que también se suma fue la posibilidad de acceder al SIGEVA y a partir de un convenio con el CONICET contamos con nuestro propio sistema; implica un avance sustancial en relación a la gestión de la información y a los procesos de evaluación”, añadió.

En cuanto al espacio de Posgrado “creció muchísimo, este año se presentaron dos carreras, además del Doctorado se trabajó en una Maestría en Género y Derecho, un proyecto muy importante que involucró a la Universidad Nacional de General Sarmiento (UNGS) y que incluye a referentes, como Rita Segato y Dora Barrancos”, describió.

“Comunicación Científica, por su parte, sostuvo la edición de la revista Scientia Interfluvius que nació en 2010. Con esto quiero remarcar la importancia de la continuidad de las políticas. Se pudo en este último tiempo fortalecerla e indizar, un trabajo que suele llevar muchos años. En este sentido comenzamos a desarrollar la migración del sistema a la Plataforma OJS, lo cual va a generar un salto cualitativo en la gestión editorial y va a permitir que se acceda a otros índices de evaluación editorial”, sostuvo.

“La UVT, en tanto, se incorporó más tardíamente a la Secretaría. Uno de los aspectos en los que se trabajó fue observar la necesidad de generar una nueva normativa para servicios a terceros, agilizando los procesos y adaptando las necesidades. Hay que coordinar muy bien la demanda de organismos gubernamentales, empresas o particulares y la oferta que la Universidad tenga para el desarrollo de transferencia de tecnología en un sentido amplio. Un logro reciente fue la posibilidad de firmar dos convenios con la UVT del CONICET, Innovat, lo que nos da la posibilidad de acceder a otras líneas de financiamiento y aumenta las redes de articulación, algo muy importante para fortalecer el desarrollo. Se amplían las posibilidades en relación a la optimización de los recursos que se pueden obtener”, remarcó.

Finalmente, Ferrero sintetizó que “durante este tiempo se dieron pasos importantes que están orientados principalmente a una política de ciencia y técnica a largo plazo. El esfuerzo fundamental estuvo en desarrollar herramientas que puedan ser potenciadas en el futuro, siempre pensando en el crecimiento de la ciencia, de la técnica, de la innovación, de la transferencia de tecnología que puedan hacer nuestros/as docentes e investigadores/as y pensando siempre en el desarrollo de nuestra Universidad Pública”.