Facultades

H C S G

Compromiso con el ejercicio pleno de derechos y la igualdad

El equipo de gestión de la UADER emitió un documento a propósito del 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, y de la adhesión del Consejo Superior al Paro Internacional de Mujeres.

A través de la Resolución N°001-20 del Consejo Superior, la UADER expresó su adhesión al Paro Internacional de Mujeres a realizarse el día lunes 9 de marzo y a las actividades que se desarrollarán el día 8 de marzo al conmemorarse el Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

La historia de la acción mundial se remonta a 2016, cuando se inició en Argentina tras sucederse 7 femicidios y una brutal represión durante el Encuentro Nacional de Mujeres en Rosario.

En este 4° Paro Internacional Feminista, desde la UADER adherimos y acompañamos como comunidad universitaria las acciones desarrolladas en el entendimiento que la educación pública superior debe comprometerse con la lucha por el ejercicio pleno de los derechos de las mujeres, lesbianas, travestis y trans, estudiantes, campesinas, indígenas, afrodescedendientes, y trabajadoras, para la erradicación de todo tipo de violencias. Esto supone, propiciar la despatriarcalización de las lógicas educativas y académicas que reproducen discriminaciones y violencias, y contribuyen a la reproducción y naturalización de la violencia de género.

Adherimos al paro como imperativo ético y político porque, en lo que va del año, cada 23 horas una mujer ha sido asesinada sólo a razón de su género, porque otras se encuentran desaparecidas y porque miles viven violencia cotidianamente en sus hogares, lugares de trabajo, espacios de salud y educativos, medios de comunicación, espacios políticos y/ o en la vía pública. Y porque entre estas muertes, aún están más invisibilizadas las personas travas y trans, las pobres, las negras, las que no pudieron acceder a la educación, las que se ocupan de los cuidados y tareas domésticas, las niñas, las campesinas.

Adherimos porque las mujeres, lesbianas, trasvestis y trans no habitan con libertad ni garantías el espacio público, el que parece constituirse como un lugar de riesgo y peligrosidad. Pero, también, porque en la enorme mayoría de los casos, los hogares se transforman en el espacio donde son violentadas, abusadas, amenazadas, discriminadas, expulsadas y asesinadas.

Adherimos porque el saldo de crisis social que ha dejado la instrumentación de políticas neoliberales ha recrudecido la violencia de género en todas sus expresiones y porque han profundizado una dolorosa realidad de nuestro continente: la feminización del rostro de la pobreza.

Adherimos porque las mujeres, lesbianas, travestis y trans siguen enfrentando todo tipo de dificultades y resistencias en los ámbitos de desenvolmiento laboral, profesional, político, académico, artístico y deportivo, en donde no alcanzan una representación ecuánime en los lugares de poder ni obtienen el mismo reconocimiento salarial.

Asimismo, adherimos porque miles de mujeres, lesbianas, travestis y trans trabajan duramente en sus ámbitos domésticos sin tener ningún tipo de reconocimiento, y porque la brecha salarial deje de profundizarse. Porque la deuda es con nosotras, nosotres, no con el FMI.

Adherimos porque nos agrupamos en una misma lucha con les compañeres del colectivo LGBTTIQP+, batallando para derribar los prejuicios, la discriminación y los miedos, y avanzar en una sociedad reparadoras con normativas inclusivas y miradas libres y contenedoras. Por el cupo laboral trava / trans.

Adherimos porque es imperiosa la rápida sanción de leyes y políticas públicas que otorguen a las mujeres verdadera libertad y autonomía sobre sus cuerpos y sobre su salud sexual y reproductiva.

Adherimos porque es urgente que se establezcan criterios comunicacionales que no revictimicen a las víctimas ni hagan de casos trágicos espectáculos comercializables para los medios.

Adherimos porque es la exhortación que nos hizo en su joven vida, y nos sigue haciendo, nuestra querida estudiante Micaela García. Su ejemplo de lucha y compromiso se encuentra en cada una de nuestras aulas y su nombre se ha transformado en bandera en cada rincón del país.

Adherimos porque no hay posibilidad de seguir construyendo una universidad anclada en las demandas de su pueblo ni en la realidad de su territorio sin comprometerse con la causas de la igualdad.

Adherimos y exigimos la aparición con vida de Fátima Acevedo, desaparecida hace una semana en Paraná, luego de haber radicado varias denuncias contra su ex pareja y padre de su hijo por violencias de género.