Facultades

H C S G

A 51 años del Cordobazo

Ante un nuevo aniversario de la histórica jornada, la UADER rescata los sentidos que ha dejado uno de los momentos más altos de organización obrera y estudiantil en Argentina.

La Universidad Autónoma de Entre Ríos (UADER) conmemora y reivindica hoy, 29 de mayo, los 51 años de la jornada que pasó a la historia como “el Cordobazo”.

Entre el 29 y el 30 de mayo de 1969, un reclamo laboral puntual derivó en un paro de las organizaciones gremiales, en una movilización potente hacia el centro de la ciudad, y finalmente en un desborde de la protesta en distintos barrios de la ciudad de Córdoba.

La represión del gobierno dictatorial de Juan Carlos Onganía se hizo sentir con centenares de heridos, asesinados y presos condenados en juicios tan sumarísimos como ilegítimos. 

Recordar hoy el Cordobazo es reivindicar un contexto que se ha convertido en signo ineludible de los momentos más altos de organización de los trabajadores en Argentina y también del movimiento estudiantil.

Reivindicar, evocar el Cordobazo es traer al presente, como ejemplo de dignidad y de lucha, a las figuras de Elpidio Torres y Atilio López, referentes de los gremios más combativos de la CGT, SMATA y UTA; es homenajear a Agustín Tosco, de la CGT de los Argentinos. 

El Cordobazo pasó a la historia como uno de los momentos en que fue posible, sin fisuras, la unidad en la lucha entre los trabajadores organizados y el movimiento estudiantil, en una Córdoba pujante, crecientemente industrial y visiblemente injusta. 

La jornada histórica es también signo de uno de los momentos de la historia argentina en que los sectores populares -en los barrios, en las fábricas, en las villas y en las calles- encontraron un horizonte de unidad en la lucha por una vida digna para los trabajadores que supone siempre una distribución justa de la riqueza del país.

Como testimonio de estos hechos, queda para los tiempos la crónica de Rodolfo Walsh plasmada en el periódico de la CGT de los Argentinos. “El saldo de la batalla de Córdoba, El Cordobazo, es trágico. Decenas de muertos, cientos de heridos. Pero la dignidad y el coraje de un pueblo florecen y marcan una página histórica argentina y latinoamericana que no se borrará jamás”, rescata el periodista y convoca a los lectores de entonces y a los de todos los tiempos: “En medio de esa lucha por la justicia, la libertad y el imperio de la voluntad del pueblo, sepamos unirnos para construir una sociedad más justa, donde el hombre no sea lobo del hombre, sino su hermano”.